TusTextos

Genealogía de un Amor

Érase una vez, existió un beso,
que no supo bien porqué besó,
pero, la sensación, tanto le gustó
que en sus labios quedó preso.

Desde entonces, aquella boca siguió,
buscando la sensación que dio vida,
pero que se sentiría como una herida,
una vieja herida que otra vez se abrió.

La mente no dejaba de pensar en otras cosas,
más que en mis ojos y nervios en huida,
nervios alarmantes, algo casi suicida,
por querer besar labios suaves cual rosas.

Cada beso se sentía como un lujo,
el tiempo se paraba al ver sus ojos,
se reanudaba al mirar sus labios rojos,
con los que lentamente caía en el embrujo.

Esa boca no podía no existir,
esos besos eran reales, lo sabía,
al oir cada vez como me decía
que el beso no se puede repetir.

Pero no me rendiré, necesito ese elixir,
que emanan sus labios y su presencia,
desear verla es desear existir,
y agobio es pensar en su ausencia.

No entiendo cómo nació esta pasión
cómo, ni si lo debí permitir,
solo me importa demostrarle mi sentir,
y rezar para que no sea adicción.

Porque ya no sé si es la boca
lo que he ido yo a buscar,
talvez fue el querer amar
si mi mente no se equivoca...

No pretendo incomodar ni ser grosero,
pero siento mariposas en el intestino,
¿Fue la estadística, la suerte o el destino?
No se cómo ni porqué, pero, te quiero.
Andresmb26 de septiembre de 2021

Más de Andresmb