TusTextos

Salmo 32

Quiero confesar ante Dios y los hombres,
que contigo he pecado por pasión,
desnuda te he llamado por mil nombres,
y delirantemente te besé lleno de emoción.

Recuerdo haber pecado en mi cama,
pensando redimirme mediante amor,
pero, la pasión es como una llama
que no para nunca de dar calor.

No es la situación lo que enloquece,
ni oir tus gemidos lo que pierde mi razón,
sinó amarla como de verdad se merece
con todo cariño y a todo corazón.

Ardiente en la sonrisa y calmada como hielo
y capaz de enloquecer a diez poetas,
pero fuí yo el escojido para ir al cielo
y oir angeles tocar sus trompetas.

Confieso haber pecado gravemente,
por haber llegado sin autorización
por haberte querido dulcemente
y que me merezco una sanción.

Infierno es, evidentemente
no ser ni tu amigo,
el cielo es, simplemente
cualquier lugar contigo.

Perdoname Dios, porque he pecado,
he pecado al amar a una hija tuya,
pero no me arrepiento, no seré expiado,
castigame mientras canto Haleluya.
Andresmb05 de octubre de 2021

Más de Andresmb