TT
Idolatría 18 de noviembre de 2011
por atalita
Entre a aquella Iglesia un día en la que la curiosidad mato al gato y allí estaba ella.
Alta más alta que el monte Everest para mis ojos. Con mirada de Piedad, vestida de azul marino y unos preciosos pies desnudos formando una línea ascendente de dedos perfectos, sus ojos redondos se posaron en este humilde servidor a quienes mis padres dieron a cuenta gotas fuertes dosis de moral. Ellos me decían: abre Francisco esa bocota y yo la abría para recibir con gran respeto y abnegación todas sus tradiciones de antaño. Me enseñaron el padre nuestro y el ave maría. Cuando la cagaba tenía que hacer el acto de contrición y acompañar a mi madre a rezar el rosario que aprendí de memoria.

No podía concentrarme en esas interminables misas, me daba cátedra como a un desahuciado, no podía mentar la madre (ósea, hijueputear) porque las rodillas se me pelaban sobre unos granos de frutos secos a los que me obligaba a arrodillarme, con las manos elevadas en suplica al altísimo para obtener redención. Debía auto castigarme por horas. Cada que me acercaba en forma discreta le preguntaba cosas que ella me respondía siempre con citas bíblicas como si yo comiera de eso. Podía adivinar sin que me respondiera su sermón de obrar bien y ayudar al prójimo.
Pasaban los días y mi admiración y devoción crecía. Reconozco que era milagrosa porque a veces en el coro al que ella pertenecía veía elevarse mi espíritu como el de un iluminado.

Con el tiempo Me volví ateo. Pero ese día que entre a ese recinto sagrado, algo me hizo dudar de mi propia creencia y entrar a observar. Lelo quede cuando la vi y desde entonces el deseo, la obsesión, la esperanza de que un día me mirase con ojos de amor me tenía loco. Me han gustado las mujeres sumisas, recatadas pero ninguna como ella. Que al mirarle le veo siempre una aureola dorada llena de estrellas.
Desesperado un día por sentirme rechazado me le acerque sin que nadie lo notara y con un pequeño martillo le quebré uno de los dedos del pie, a, ver si se dignaba mirarme, note algo de agua resbalar por sus pálidas mejillas. No sé si fue mi impresión pero la vi fruncir el entre ceño, con un gesto de enojo. Me fui retirando cuando de repente alguien se acerco a ella y gritaba ¡Milagro, Milagro! La virgen está llorando. (El techo tenia gotera y había llovido)
Me he casado hace dos años con una virgen en honor a ella pero es tan jodida la condenada y más boqui sucia que yo. Cuando se enoja hay que quemarle ramo bendito, entonces quede aburrido por rendir tributo a aquella imagen idolatrada y he llegado a estas conclusiones:

De moscas muertas también está lleno el mundo
Que la idolatría no ciegue mi corazón imperfecto porque se acabaría de joder

6 Comentarios

¡Qué iconoclastia la tuya! Por tu nombre y forma de entender lo gracioso me parece que no eres de orígenes occidentales. Quiero hacerte saber que no puedo meterme con tus creencias ideológicas porque eres libre de tener las tuyas propias, sin embargo, mi recomendación si tienes algo que decir en el mundo de las letras es que si hablas mal de cualquier religión, no lo hagas afectando ingenuidad como aquí porque en Europa o América no lo comprenderíamos. Criticar unas creencias religiosas no es ingenuo, recuérdalo, Atalita.

Un saludo.

19/11/11 07:11

Este Texto es metáfora en su máxima expresión mi querido Luisra.
Jejejeje, tiene varios trasfondos y tu le das el que mejor te parece. En este caso el de ingenuidad pagana.

Un beso mi amigo

19/11/11 01:11

Es tan fácil ser ciegos para ver el mundo, cegados por el velo de nuestras obsesiones. A veces pienso que somos el error de la naturaleza, unos pobres animales sobrepasados por el don de la racionalidad; otras veces pienso que la naturaleza no se equivocó, somos así de locos porqué siempre ha de haber que rompa el equilibrio, que sea el final de todas las cosas pues en la vida nada es eterno.

Saludos!

19/11/11 05:11

Eso somos mi querido Aroint. unos pobres animales cegados por obsesiones muchas veces.
La vida sigue con esos defectos y virtudes y llenos de majaderías. Un día quizás abramos los ojos de verdad

21/11/11 09:11

Mi Querida Atalita; Es muy emocionante tenerte de vuelta,para disfrutar de tus exquisitas letras..
La idolatria por cierto es de acuerdo a cada religion ,algunos mas obsecionados, otros menos; Lo cierto es que La virgen tiene un significado enorme para los catolicos y de verdad algunos la han visto llorar. Mas creo que las imagenes son solo eso, y el verdadero valor esta en lo que representan.. Me encanta leerte porque siempre dejas e debate abierto y la reflexion profunda..un magnifico texto, agresivo, incisivo y de tu maestria acostmbrada.. ¡¡¡Felicitaciones !!!

Cariños y Besos eternos...Juan Carlos

22/11/11 03:11

Gracias mi queridisimo Juanca. tu como siempre inspirado en glosa para mi.
Que bien me cae tu comentario justo en este momento que acabo de entrar y leer.

el trasfondo cada quien se lo da a la manera que desee y tienes razón en cuanto a los diversos significados dependiendo las religiones y las personas.

Un beso mi Juanca

22/11/11 05:11

Sigue leyendo a Atalita arrow_downward

Tu Punto de Vista
974 lecturas, 6 comentarios, 1 lo recomienda
Idolatría
1497 lecturas, 6 comentarios
Sueño y Realidad
1367 lecturas, 13 comentarios
El Burro Del Pesebre
1398 lecturas, 6 comentarios
Prisionero de mi Libertad
1617 lecturas, 12 comentarios
Chat