TusTextos

La Gran Regresión



Y llovió ... Llovieron torrentes sobre los campos, sobre las dunas de arena, sobre las aguas dulces y salinas, sobre los montes dormidos, sobre el hielo de los glaciares, las nubes vertiendo manantiales inagotables de agua rojiza. Los cielos entonaron su saeta largamente reprimida, gimiendo el viento al rozar las desnudas ramas otoñales de los árboles que se erguían, espectrales y exultantes, ante esta savia de vida cual regalo de los dioses. Los animales se guarecían en cuevas y oquedades, asombrados, expectantes, sobrecogidos ante tal despliegue de la fuerza de la naturaleza, otrora sosegada y tranquila. ¿De dónde provenía lluvia tan sorpresiva?, parecía que se preguntaban, con la mirada fija y perdida, intentando ver más allá de la cortina de agua que velaba su visión de lo que a tiro de piedra simplemente semejaba un esquema brumoso de lo que les rodeaba. Los ríos se desbordaban, inundando la tierra hasta cubrir el poco verde que aún quedaba, amenazando con convertirlo todo a su paso en un inmenso y ocre mar sin orillas.
Y llovió … Llovieron torrentes sobre calles y plazas, sobre cornisas y tejados, sobre balcones y patios. Las alcantarillas no daban abasto para drenar tanta lluvia que caía sin pausa, y pronto se confundían acera y asfalto, mientras el variegado colorido de los autos aparcados, y de los abandonados por sus dueños cuando ya no podían ser arrancados, se homogeneizaba con el teñido bermejo del aire, del cielo y de las aguas. Hasta el amarillo del neón parpadeante de los carteles de anuncios se apagaba en un sepia neutro totalmente irreconciliable con su luminoso destello habitual. No tardaron en vaciarse despachos, instituciones, locales y comercios, la gente corriendo como almas en pena hacia sus casas, todos espantados por esa agua turbia y de color siniestro que empapaba sus ropas hasta calarles la piel, como si pretendiera llegarles al hueso y no secarse jamás.
Y llovía … Y el gobierno federal de la Tierra decretó el estado de emergencia, mientras a la sede central les llegaban las sombrías estadísticas de las víctimas, de todo el desastre que parecía no tener final - porque seguía lloviendo, y lloviendo … Se convocó una reunión de todos los representantes del mundo para ver cómo habría que enfrentarse a la situación, e intentar llegar a las causas de tal debacle de la naturaleza. Pero sobre todo, lo que más preocupaba era el rojo de esas aguas que caían como sangre torrencial sobre la humanidad y todo el orbe. Y mientras se congregaban los científicos en las catacumbas de sus laboratorios y centros de investigación, totalmente incapaces de hilar un discurso racional sobre el suceso, el pueblo lego se lamentaba en todos los confines del globo, asiéndose a sus creencias milenarias, y rezando, cada cual a su modo, a ese ser superior que unos llamaban Alá, otros Dios, otros Jehová, y un largo etcétera sin fin. Ellos sí que conjeturaban sobre las causas, casi siempre enfocadas sobre la iniquidad del ser humano, castigado por las fuerzas divinas o naturales con ese océano rojo de caos y devastación.
Y llovía … Mientras que todos los colectivos responsables de la Tierra discutían qué había de hacerse, seguía lloviendo y lloviendo …

Pero al cabo de tres interminables días con sus correspondientes tres noches, la lluvia cesó. Quedaron muy pocos supervivientes de la raza humana, enclaustrados en refugios construidos en los terribles años de la tercera guerra mundial. Cuando el nivel de las aguas lo permitió, salieron al exterior. La visión era dantesca. El aire, viscoso e irrespirable. El paisaje, desolador. Sobre las aguas, nadaban unos seres diminutos que parecían multiplicarse vertiginosamente. Al mismo tiempo, podía observarse otras criaturas algo más grandes - amorfas, aunque vagamente recordaban a insectos, a moluscos, o a peces … Los científicos tomaron muestras del aire y de las aguas para su estudio, y volvieron a encerrarse con sus tubos de ensayo, sus microscopios y su sofisticada tecnología.. Los resultados y las conclusiones que estos generaron les hicieron perder toda esperanza de seguir vivos.
Era la misma lluvia roja que había llegado a la Tierra hacía millones de años, mucho antes de que existiera el hombre. Era la lluvia portadora de la génesis de la vida, el medio de transporte y alimento de los microorganismos que se desarrollaron para originar todos los seres vivientes, plantas y animales, y con el tiempo, el hombre. Se había producido un retorno a un estadio primigenio, junto con la eliminación de lo ya evolucionado. No había explicación para este fenómeno; o quizás, la única posible no era del agrado de los humanos, condenados a desaparecer como en su momento se extinguieron los dinosaurios, pero a diferencia de estos, sintiéndose culpables por la involución que habían provocado. Habían diezmado su entorno y los seres que los habitaban, envenenado su aire, contaminado el espacio; y como consecuencia, el universo se había rebelado en lluvia regeneradora, pero al mismo tiempo, destructora. El círculo se había cerrado: la Gran Regresión había comenzado.






Danae16 de diciembre de 2010

21 Comentarios

  • Norah

    Condenados a desaparecer...pero a diferencia de los dinosaurios, culpables y conscientes, de esta vision casi bi´blica, que nos hace estallar y preguntarnos tambien...es posible romper ese círculo?.Anonadada, por la fuerza de tu decir, beso inmenso Bella.

    16/12/10 07:12

  • Norah

    Los cielos entonaron su saeta largamente reprimida, gimiendo el viento al rozar las desnudas ramas otoñales de los árboles que se erguían, espectrales y exultantes, ante esta savia de vida cual regalo de los dioses. ,,hay tanto embargar de imagenes que en verdad, mi de4seo mas intenso es que, del modo que sea hagamos algo, beso.

    17/12/10 02:12

  • Avelibre

    Amiga de mi corazón,
    ante todo debo disculparme por mi imposiblidad de poder resaltar frase alguna. El texto me ha absorbido de principio a fin. Sabes que amo a tus versos pero esto..., este relato me ha dejado muda, incapaz de alabar tus letras de forma adecuada.
    La historia es grandiosa pero tu creatividad e imaginación son dignas de ser clonadas, reproducidas para la prosperidad.
    Maravillada, encantada pero nunca sorprendida.
    Sé perfectamente de tu talento el cual respeto y admiro profundamente.
    Sin mas me lo llevo y si pudiera también lo congelaría para futuras generaciones... .
    Te quiero,
    Caro

    17/12/10 02:12

  • Indigo

    Admirable tú capacidad descriptiva, visionaria, y aunque ficción, no estás muy lejos de la realidad de alguna catástrofe que ocurrirá en el futuro próximo. Interesante el modo de llamar a la reflexión, sobre la agresión irreversible por parte de la humanidad a la madre naturaleza.
    Me permito agregar que la guerra de cuarta generación está en marcha, conquistar el cerebro y la conciencia, ese es el objetivo, las armas son los medios de “comunicación”, radio, TV., en fin, multimedia.
    Nos toca hoy elegir entre capitalismo y barbarie o humanismo.
    Yo elegí humanismo en mi Sur.
    Besos bella, inteligente texto.

    17/12/10 05:12

  • Jucatohi

    Babeo... Yo, ávido lector desde...siempre de los genios de la ciencia ficción (Asimov, Clark, Bradbury, Barjavel...). He disfrutado como un cosaco en un jacuzzi de vodka.
    Me encantó.
    Saludos desde el lado oscuro de la fuerza. Chan chan chan...
    Perdón, pero has tocado una de mis debilidades.

    17/12/10 11:12

  • Jucatohi

    Oops, he querido decir Clarke. Las prisas.

    17/12/10 11:12

  • Tanito

    Inmejorable inmersión tuya, queridísima DANAE en el mundo del relato. Bellisimo escrito (a nadie se le escapa el magnífico trato que das a las palabras). ¿Y que decir del contenido?. El ciclo de LA VIDA ("así, con mayúsculas"), que se resiste a desaparecer totalmente a pesar de nuestra LOCURA, alimentándose de los propios detritus de nuestras ambiciones desmedidas.
    Buenísimo, Tesoro, ¡mil besos!

    18/12/10 01:12

  • Danae

    Norah querida, gracias infinitas por tu doble comentario. Sí, es imperativo que todos se den cuenta de lo que estamos haciendo con nuestra madre tierra.
    Un enorme beso, corazón.

    21/12/10 03:12

  • Danae

    Querida Avelibre, disculpas las mías por no poder estar ahora en la página para comentar todo lo que quisiera.
    Me alegra tantísimo que te haya gustado el relato, ya que escribo muy poca cosa en prosa. Sé que tengo mucho que aprender, pero el haber llegado a tu estética y sensibilidad es un honor para mí.
    Me siento muy agradecida por tus palabras, y me encanta que esté este relato bajo tus alas dulces y protectoras.
    Un beso enorme que surque los cielos y que te llegue a tu nido, bella y admirada amiga.
    TQ mucho.

    21/12/10 03:12

  • Danae

    Sí, así es, amigo Indigo. La influencia subliminal de los medios cada vez se hace más agresiva conforme el lavado de cerebro colectivo va en aumento. El cuarto poder va ampliando sus armas y su medio de llegar a las masas. La era de la comunicación y de la información se va haciendo desinformación interesada. Y la palabra es el caldo de cultivo. La palabra puede enseñar en el sentido positivo del término, pero también adoctrinar. Puede sensibilizar o embrutecer. Son las dos caras de la moneda.
    Hay un libro que se llama "Arma Cargada: Lengua" de un linguista americano, Dwight Bolinger, al hilo de lo que has comentado. Su lectura no tiene desperdicio.
    Mis gracias más sinceras, y un enorme abrazo para ti.

    21/12/10 03:12

  • Danae

    Jajajjaj, Jucatohi, me ha gustado eso del cosaco en un barril de vodka...
    La ciencia ficción me atrae, pero ya veo que tú eres un gran aficionado, mucho más que yo.
    Muy contenta de que te haya gustado y hecho pasar un rato entretenido, amigo.
    Que la Fuerza siempre te acompañe, chan, chan, chan ...

    21/12/10 03:12

  • Danae

    Ah, era en un jacuzzi ... no un barril ... bueno, pues eso ... Hilarante, Jucatohi. Gracias mil por hacerme reir!!!

    21/12/10 03:12

  • Silenciodeluna

    A tus pies, vecina, que este relato es lo que hace falta, y lo bien descrito que está... se nota quien eres.

    En un principio, el cuarto poder estaba constituido por los medios de comunicación pero ya eso no tiene vigencia. Como empresas privadas o públicas (por lo bajini), están politizados y existe un hueco para nosotros que a partir de esta gran regresion, debemos llenarlo. El cuarto poder somos las personas, ya la mayoría sabemos que no ejercen control sobre los otros tres, sino que son sus altavoces. Uy, yo soñando por ejercer mi profesion y ahora los echo por tierra jejejejejejjeejjejejej ya entiendo que no me contraten.

    Un beso calentito, que siga brillando tu luz

    22/12/10 04:12

  • Deathxlove

    Y somos nosotros, egoístas, los culpables de la destrucción de nuestro propio planeta. Cuando ya no haya vuelta atrás nos echaremos en cara el haber abusado de él, pero entonces no podremos hacer nada.
    Mientras tanto, seguiré leyéndote.
    Un fuerte abrazo, Danae.

    22/12/10 09:12

  • Deathxlove

    La naturaleza es sabia, si ve que intentamos destruirla, ella acabará con nosotros primero.

    22/12/10 09:12

  • Danae

    Deberían de contratarte por tu espíritu crítico, Pepe ...
    Bueno, todo se andará. Ahora, a pasar lo que queda de año lo mejor posible y poner nuestras ilusiones en el que viene, donde espero seguir disfrutando de tus claros de luna. Que agua pasada no mueve molino, y la venidera, quién sabe ...
    Un beso y un abrazo, corazón.

    27/12/10 04:12

  • Danae

    Death, mil gracias por iluminar con tu alegre presencia mi página de nuevo. Y adornarla con tus sabias palabras esta vez.
    Un beso muy muy fuerte.

    27/12/10 04:12

  • Elisa2010

    DANAE,,,,,,,ME GUSTARIA ESCRIVIR COMO TU LO ACES PERO M TENDRE QUE CONFORMAR DIFRUTANDO DE LOS TUYOS PERO ME BASTA CON TENER TU COMPRESION Y TU APOLLO GRASIA BESOS DE TODO CORAZON.......

    28/01/11 01:01

  • Elisa2010

    DANAE,,,,,,,ME GUSTARIA ESCRIVIR COMO TU LO ACES PERO M TENDRE QUE CONFORMAR DIFRUTANDO DE LOS TUYOS PERO ME BASTA CON TENER TU COMPRESION Y TU APOLLO GRASIA BESOS DE TODO CORAZON.......

    28/01/11 01:01

  • Peico

    Buenas Danae, cuánto tiempo sin leernos. Ya he visto que tu pluma es bastante productiva pues son mares de poesía los que tienes ya en tu haber. Me gusta mucho tu relato. Está muy bien escrito con esa inevitable prosa poética que tienes. Además, aunque el mensaje es un poco trillado, es conveniente recordar lo que estamos haciendo con nuestro planeta.
    Un beso, nos vemos por aquí.

    17/02/11 12:02

  • Danae

    Eso, a ver si nos vemos. Que yo me pasé por tu página hace unos días y no vi nada nuevo publicado ... Que espero, ¿eh?
    Un gran abrazo.

    01/03/11 03:03

Más de Danae