TusTextos

El Horizonte Cambió El Mundo.

La hierva estaba húmeda, sus finos dedos la recorrían buscando definir el concepto de principio y el de final para así poder extrapolarlo a la realidad. Perdida en un lugar imposible de olvidar contemplaba el horizonte con la esperanza de ser alguien capaz de cambiar las cosas, de conseguir lo que otras personas jamás pudieran llegar a imaginar, quería ser capaz de hacer que lo más importante para ella jamás desapareciese. Le habían enseñado a no creer en los finales, a ser ella misma la que decidiera cuando poner un punto que adornase el final de la frase, pero siempre con la posibilidad de reanudarla.
Bajo los rayos de sol los recuerdos comenzaban a agolparse, en el fondo de su ser guardaba momentos inolvidables, aquellos que revivía una y otra vez con la esperanza de volver a sentirse como en aquel entonces y poder así, alejar toda la tristeza que la perseguía continuamente. La vida no era fácil, ni las personas son de piedra, que se lo preguntaran si no a su corazón; que muerto era capaz de seguir latiendo, que hecho pedazos era capaz de seguir bombeando ilusión, de elevar los sentimientos por encima de cualquier montaña y hasta el final de los tiempos. Cerró los ojos y se apoyó contra la corteza del árbol para sentir así la fortaleza de su tronco, recordaba los consejos que la gente le había dado “olvídate de él, acabará haciéndote daño de nuevo”, era verdad pensaba para si misma…pero nadie sería capaz de entenderla, su conexión era tal que estaba prohibida en un mundo como este y ella lo sabía…Muchas veces se había permitido camuflar las lágrimas bajo la lluvia, caminar descalza sobre el suelo, adentrándose en el bosque derrotada y cansada de tanto luchar. En esos momentos deseaba quedarse sentada en el medio de la nada, que la lluvia la bañase por completo y que algo o alguien acabara con ella y con su dolor. Pero al final siempre acababa levantándose dispuesta a volver a luchar una vez más. Fuera derrotada o no, tenía el espíritu que nadie más poseía y las agallas de exponerse nuevamente al daño si eso implicaba otra oportunidad. Era pura y auténtica como pocas y sabía que su corazón siempre llevaría grabado el mismo nombre, mientras tanto solo podía esperar y escribir con la esperanza de cambiar el mundo, las circunstancias y a las personas.
Elinea01 de julio de 2012

2 Comentarios

  • Elmalevolico

    Así me gustaría ser, autentico y con muchas agallas, pero a veces cuando creo que voy haciendo lo correcto, me tropiezo y de nuevo termino en el suelo. Tendré que levantarme de nuevo y seguir buscar ese horizonte del que hablas. Muy buen texto, gracias por compartirlo. Saludos!!!

    01/07/12 11:07

  • Elinea

    Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado. Y no te preocupes, estoy segura de que acabarás venciendo en todas las luchas que te propongas, solo hay q saber levantarse y seguir. Ha sido un placer compartir un puñado de letras surgidas de la impotencia. Un beso:)

    02/07/12 12:07

Más de Elinea