TusTextos

Criminal

Que pasaria si el 1 % de la poblacion hiciera lo correcto, dime que pasaria si tu hicieras lo que deseas y no lo que debes, el mundo seria una locura es verdad pero la gente seria feliz, tal vez mi problema es que jamas supe que significaba esa palabra y mirame ahora aqui en una esquina de esta selva llamada metropolis donde la civilizacion muestra lo mejor de si, donde cada individuo es un mundo aparte que choca con otros mundos cada instante, individuos diferentes en su interior pero tan iguales en su exterior que incluso los que quieren ser diferentes son iguales a los diferentes completando asi el cuadro de un universo igual, real y al mismo tiempo intangible, irreal y diferente que desafia el pensamiento limitado de una mente mortal.
Y claro sin calidad moral para hablar del tema mirame con botas, gaban, pantalon oscuro y camisa blanca mirando atravez de las endiduras de mi cabello en mi rostro mientras los ojos del mundo pasan sin inmutarse por mi existencia, juzgando gente a la que no le importo.
Caminando atravez de cuerpos que existen pero no viven, segun mi entendimiento de la palabra y entonces en el corredor de mi hotel barato con pisos de madera corroida por el tiempo entre muros viejos color carmesi mezclados con sangre de crimenes que se pudieron cometer y de los cuales no queda evidencia, caminando entre luces que van y vienen por un excelente sistema electrico digno de esta clase de hotel, veo aquella imagen que me aleja de mi imaginacion y mi mundo nihista, vacio de toda ilusion sobre mi puerta hay sangre tan clara como los peces sobre una caldera lista para servir, donde el hambre se mezcla con la gula de un alimento al cual aspiras digerir y saciar asi tu hambre y deseo de alimentarte, de esa manera estaba dispuesta aquella sangre como una llave a sensaciones que me esperaban detras de mi puerta, pero mi mano por una extraña razon no se mueve, acaso es miedo?, acaso despues de tanto esperar este momento no logro superar mis miedos, miedo a lo desconocido a lo que esta mas halla del conocimiento de la voz populi, a lo que la sombra que sigue a tu cuerpo entero tiembla y define como existencia.
Mi cuerpo entero tiembla, que diablos pasa mi mente divaga en ideas mis piernas parecen perder la fuerza sobre si mismas y como un arbol que perdio sus cimientos hace años caigo al suelo mientras de mis manos caen gotas de sangre, podria ser posible que esa sangre la halla dejado yo, un criminal oculto bajo esta fachada de rebelde de las ideas sin una idea propia, maestro de nada y aprendiz de todo, pero entonces porque este dolor alberga mi cuerpo esta sensacion de que algo falta en este cuadro de un callejon con luces divagantes en un hotel de madera corroida.
Ya veo si soy un criminal, donde esta mi victima? La persona a la cual le corte sus ilusiones y pude asesinar de manera tal vez brutal y despiada, sin fuerzas por extrañas razones logro levantarme empuñar mis manos y abrir la puerta de mi cuarto de hotel, pero entre las sombras de paredes de madera una comoda con ropa tirada y cajones entre abiertos una ventana por la cual entra una luz tenue y un catre apunto de caer por su propia inercia y fragilidad no veo a mi victima, ni sangre, es mi cuarto lugubre y normal tal cual como lo recuerdo antes de partir a la jungla de acero y cemento junto a los cadaveres andantes en un mundo al cual llaman real por que les brinda la sensacion de poder, pero sin poder ni fuerza caigo a un suelo frio y entre las sombras logro divisar al asesino y a la victima frente a la ventana veo la verdad a la cual le uy todo el tiempo en mi mano un arma y sangre bañando mi cuerpo, ahogandome entre mi propia sangre y fluidos, parece que termine un acto donde no hubieron victimas ni culpables, solo arquitectos de un destino definido desde el nacer de las ideas de este artifice maligno despojado de luz bajo la sombra de un hotel llamado muerte ante un corredor llamado vida y un cuarto llamado realidad, mirando y divisando una sonrisa que me saluda a una vida despues de la muerte a una lusion de seguridad de la cual nadie tiene certeza, cerrando mis ojos ante una cama de sangre a un camino terminado ante el cual nadie llorara y el cual nadie extrañara si desaparece saludando la unica verdad que todos sabemos y el destino que debemos afrontar con felicidad amarga llamado muerte, hoy felizmente te digo HOLA.
Halkonkain27 de abril de 2011

1 Comentarios

  • Halkonkain

    gracias por tu comentario espero k otros cuentos tambien t gusten para eso estan jajajjaj

    27/04/11 11:04

Más de Halkonkain