TusTextos

Me Da una Moneda

Hay una incongruencia entre la felicidad que exuda la plaza con juegos infantiles junto a la que el taxi pasa bajo el alegre sol de abril y la actitud agresiva del conductor.

-Puedo bajar la radio, no apagarla.

Me bajo al fin en Alameda con la Norte-Sur y ordeno mis plumas. Nunca paga irritarse con ellos.

-¿Me da una moneda?

Mi pelo perfecto se revuelve en un remolino. Me revuelvo y remiro al pedigüeño y escupo instantáneo: ¡No!



No es el tono que espera. Hay juego en él en vez de disculpa, exasperación, miedo o desconfianza.
Sus bonitos hombros caen, se quita las gafas de sol.

-¿Por qué no?
-¿Qué me da a cambio?

Vacila, baja la mirada. Soy lo más interesante que le ha pasado en días. Sabe que tiene que romper su récord de velocidad o me habré ido.

-¿Qué quiere?
-Béseme los pies.

-Póngase de rodillas delante de mí y toque con su frente el suelo.

Cero tolerancia para los spammers de la vida. Los que se acercan a ofrecer cosas y pedir monedas; la frase extra en la caja del supermercado y la farmacia pidiendo una donación; los volantes entregados en la calle; los objetos repartidos en el bus. el ruido de equipos de sonido y televisores y los insultos de los vecinos. las alarmas y bocinas y motores de los autos.

El pedigüeño vive en su caja, como cualquiera; le atrapó una nube mental específica que le dio ideas prearmadas de injusticia social, cultura autóctona e ideales naturalmente universales.
Pomeraniawarchild18 de mayo de 2008

5 Comentarios

  • Munoztigre

    La felicidad... ¿dónde se compra?

    18/05/08 01:05

  • Mejorana

    Todo habita dentro de nosotros.
    Felicidades.
    Gracias otra vez.

    18/05/08 02:05

  • Mejorana

    El mendigo se debió quedar a cuadros cuando dijiste NO.
    Tengo que leerme más veces este escrito, porque es muy bueno.

    18/05/08 07:05

  • Mendaciloquus

    Cavernicola?

    11/08/08 05:08

  • Mejorana

    Puede ser.


    Como ella no te va a contestar a pesar de ser una contestataria, te contesto yo.

    Est? bien lo que haces Pomera as? te podemos decir lo que queramos.

    Tu no vas a rechistar.

    Ya sabes tu Po, que yo te admiro en todo.

    Me siento un poco rid?cula hablando sola mi querida Pome.

    Pero no pasa nada.

    Tambi?n me siento bocazas.

    Y tampoco pasa nada.

    Qu? desastre.



    11/08/08 06:08

Más de Pomeraniawarchild