TusTextos

Poderes En Juego (capitulo Vii y Final Del 1er Libro)


Un desagradable reencuentro:

Martin no podía creer lo que tenía detrás de el. Le conmocionaba la idea de que su gran tranquilidad la cual le había ayudado a tener una venganza sin apuros y sin cargos policiales ya se le había acabado, le habían descubierto y ya no podía hacer mas nada. Antes de voltear sintió la mano de Max acercándose a su espalda. Pero este hizo un movimiento rápido y convirtió su brazo en una piedra y lo dirigió rápidamente hacia la cara de su atacante mientras este cerraba sus ojos pidiendo piedad de que no le pasara nada, pero al momento de a Martin faltarle milésimas de segundos para tocar la cara de Max, Erik saco uno de sus látigos y sostuvo con fuerza la mano de piedra de Martin.
-MIERDA! –Exclamo Max al pensar que le iba a pasar algo terrible.
-Te has salvado por suerte. –Dijo con un tono burlón Martin mientras convertía su mano de nuevo en carne y hueso. –Parece que son fuertes en apenas muy pocos días de haber obtenido sus poderes.
-Tu también eres muy fuerte, pero tristemente usas esa fuerza para acabar con los mas débiles. –Replico Erik en un tono muy triste.
Martin frunció el entrecejo.
-Pues, de eso se trata este mundo. Sobrevive solo el mas fuerte mientras que el débil es pisoteado y humillado. Y yo quiero que eso cambie.
-Sabes? No me interesan tus intenciones, solo me interesa que quieres lograrlas sembrando el temor y el pánico. Erik, vamos a atacarle ahora. –Dijo Max.
Max y Erik se prepararon para el ataque al igual que Martin. Se quedaron viéndose durante unos segundos pensando en la estrategia de cada uno y, al momento que Max por fin había pensado en moverse, Martin se le anticipo y saco su gran mano de piedra en forma horizontal. Max y Erik, que estaban unos centímetros mas atrás del marco de la puerta, saltaron rápidamente. Martin con su golpe provoco que se abriera un gran arco en la entrada. Max y Erik todavía se encontraban suspendidos en el aire cuando el primero le hizo señal de ataque al segundo. Erik saco uno de sus látigos y los dirigió con rapidez hacia el cuerpo de Martin. –Toma esto! –Grito este.
Martín salto hacia el segundo piso de la casa segundos antes de que el látigo (que llevaba una brutal potencia) golpeo contra el piso de la sala de recibo de la casa y provoco una gran colisión que dio como producto un cráter en ese sector de la casa en el cual había tanto polvo que no se podía ver que estaba pasando dentro.
-Le habras dado? –Pregunto calmadamente Max a Erik cuando ya estaban en el suelo.
-No lo creo, siento que le di a puro ese piso de mármol que esta en la entrada. –Hecho una risita. –Es triste que por un ataque dañemos a ese hermoso piso.
Max hizo caso omiso de lo que había dicho Erik, y con gran alarma miró hacia la casa. –Cuidado! –Grito este y acto siguiente salto hacia atrás con mucha fuerza, Erik hizo lo mismo cuando vio que otra vez la mano de piedra se acercaba a el. Esta mano fallo de nuevo su objetivo.
-Eso estuvo cerca. –Dijo Erik.
-Verdad que si. –Respondio Max. –Pero es hora de contraatacar, ya sabes lo que hay que hacer.-Erik asintió.
Los dos salieron disparados hacia Martin, que ya se encontraba frente a la casa. Mientras Max seguía corriendo Erik se alzo en el aire y lanzo otro latigo y este con todavía mas potencia que el primero en dirección hacia Martin, pero este salto al balcón que tenia la casa en el segundo piso y, sacando su mano de piedra, le dio un gran golpe en la cara que hizo que saliera disparado en dirección contraria a la que se dirigía. Max se detuvo en seco al contemplar eso.
-Erik! –Grito con mucha conmocion dentro de si.
-Te tardaste idiota. –Escucho una voz detrás de el, recordó que estaba batallando contra Martin. Pero al voltear la cara ya era muy tarde. Este le sujeto con su mano de piedra. –Te tengo. –Dijo este mientras que le apretaba con mucha fuerza.
-S, Sueltame. –Dijo Max al momento que perdia el aire. –Ya veras que no te saldrás con la tuya.
-Pues esta vez creo que si lo hare, con tu amigo medio muerto y tu asi de indefenso solo acabare rápido contigo y me ire a terminar con tu amiguito. Como es que se llama, Erik? –Respondio muy violentamente Martin.
-Callate idiota, no le haras nada. –Replico Max.
-Jajaja, claro que le hare, pero no lo veras tu. –Dijo Martin mientras que apretaba mas su puño. –Muere!
En el momento que Martin pronuncio estas palabras, uno de los látigos de Erik salió disparado en dirección hacia el y, con mucha fuerza, golpeo su cara y llevo a golpearse con la pared al lado del arco que había hecho con sus propias manos. Por consiguiente este quedo medio inconsciente, por lo que solto a Max.
Max se retorcía en el suelo tratando de recuperar la compostura, y unos segundos después (aun adolorido) supo que era la oportunidad que tenia que aprovechar y empezó a caminar hacia donde esta Martin mientras que este no se lo podía creer.
-Co, como es que ha podido hacerme esto cuando estaba medio inconsciente en el suelo. –Replico Martin con la cabeza abajo del dolor que sentía.
-Pues, eso se llama fuerza de voluntad y eso es lo que hace a Erik mas fuerte que tu. –Dijo Max.
-Desgraciados, eso fue pura suerte. –Dijo Martin mientras tosía.
-Haya sido suerte o no ya termino tu terror sembrado en este mundo. –Replico Max mientras colocaba su mano en el pecho de Martin. –Lo siento Martin, me duele mucho hacer esto, pero es lo que tengo que hacer.
En ese momento una gran explosión hizo que Martin muriera, haciendo que Max (que estaba exhausto) fuera hacia donde Erik y le diera la mano y se sentara junto a el para por fin descansar.
-Excelente amigo. –Dijo Erik mientras se acostaba en el suelo.
-Claro, solo nos falta encontrar a Craig. –Respondio Max melancolico.
-Lo encontraremos, ya veras.
-Ojala y asi sea amigo!
-Asi será.
A lo lejos estaba Craig, que había estado visualizando toda la pelea y estaba sorprendido al ver que sus amigos (que tenían tan poco tiempo con sus poderes) derrotaran a Martin que tenia un gran tiempo con sus poderes.
-Vaya, Max y Erik. Quien iba a decir que iban a derrotar a Martin? Pues, creo que ahora van a ser un estorbo para mi cuando se enteren de la guerra con los Parsimonios y los Sculemtum. Pues, tal vez hagan las cosas mas interesantes de lo que ya están. –Se dio media vuelta y camino unos metros, para luego empezar a dar sus grandes saltos pero a poca altura para que sus amigos no lo vieran. –Volveremos a encotrarnos. Y para cuando eso suceda, sere muy fuerte al igual que ustedes. Buena suerte Max. Buena suerte Erik.

FIN

Frnzcisco16 de julio de 2012

Más de Frnzcisco