grekosay

Seguir usuario

Última vez: 12/1/2012 - Empezó el 04/5/2008

Grekosay dixit »

En el dibujo de los colores de la luz trazados en el cielo. An oscuro el horizonte y la niebla frgil, como un corazn de algodn peinado. En ese comienzo del alba, se incia el ms espectacular de los movimientos. Baados en la luz los montes se alzan poderosos, siniestros castillos donde los ngeles bordean sus cpulas con cnticos. Y la luna...esplendorosa y redonda, toda ella insinuante, como la matriz vigorosa de la eternidad perdurable. Al Alba...y oliendo a tierra, sin zapatos, sin zapatillas, con las plantas de los pies tocando tierra. De este modo se perciben las vibraciones del corazn frreo de la Esfera en que vivimos, y se vuelven zahores neustras manos y se nubla la conciencia para aprender a soar en la libertad de los campos, de las serranas pobladas de jaras y brezos. Nada es comparable a este virtuosismo natural. Las araas, convertidas en artfices de sus hilos de seda, las mariposas nocturnas deambulando entre las margaritas, los primeros lagartos que se lavan en el roco matinal sus pieles verdes, como las algas de las que surgieron. Y slo dura un instante; el tiempo josto para que la noche se rompa por completo y alboree el da. Es el parto de la luz, el nacimiento de la claridad, la plenitud de lo que significa estar vivo. Es la grandeza incomparable de lo que jams dejar de ser la vida!

Ultimos Textos »

  • Lirios Entre Sombras

    He dejado atrás la últimas recomendaciones de los seres coherentes, de los gratos sacerdotes de ese dios que llaman serenidad. ¿Por qué no regresar a estas cuatro paredes donde hasta mi imagen se ha borrado? Quizá, sean mis palabras, huidizas y perdidas que buscaban, como en esos juegos del Bardo Thodol, hallar una identificación para reencarnarse. ¡Me llaman! Es irónico que sepan encontrarme entre estos rincones olvidados por una única razón: una muerte necesaria nacida dentro de un corazón pal...

    por grekosay | 577 lecturas | 10 comentarios
  • Todo Este Tiempo No BastarÍa

    La vida no deja de asombrarme con sus precipitados juegos y sus cambiantes propuestas. Es humano deternerse y mirar hacia atrás porque ha llegado el momento. He escrito con el corazón y desde ese gozo que siempre permite la libertad de este espacio de TT Oceánico. He conocido nombres y descubierto sentimientos, escritos que llegarán a configurar caminos de referencia para el siglo XXI. ¡Qué selva de poemas, de relatos, de reflexiones! TT me ha tentado e incluso ha provocado una parte de mi ...

    por grekosay | 678 lecturas | 6 comentarios
  • Llanto por Ulises

    Se rieron de mi cuando traté de narrar una historia inverosímil. Enlutados, como cajas de chocolatinas para ricos semisobrios, invoqué a Homero, el ciego de memoria de elefante. Ellos, amordazaron a cien mil hijos de la India para convertirlos en generadores de adornos navideños. Ganancias para dios, el bondadoso mártir de los buenos, crucificado en maderas robadas a la selva. ¡Usted, es un imbécil! ¡Cuánta provocación en el balneario para focas! Hastiado de tanto peregrinar por tierras de nad...

    por grekosay | 581 lecturas | 4 comentarios
  • Léeme En Clave de Simplicidad.

    No alcanzo a ver las nubes en un otoño engañoso que anuncia el fin, de un verano perdido. Aquellas flores fueron el único regalo que pude ofrecerte. No existíamos ya. Formábamos parte de ese espacio, que en la memoria nos permite desaparecer, anónimos olvidadores de razonamientos. Me mostraste una dirección. Miré hacia el fondo, allá donde todo horizonte forma parte de la vida de los sueños, y dije si, afirmando algo que ni siquiera pensaba. Has sabido descubrir que vago en la inconstancia. No s...

    por grekosay | 545 lecturas | 13 comentarios
  • Aquella Amargura

    Cuando adivino tus pasos amargos e inciertos, pisando la tierra, ausente de cielos protectores; digo como poeta, que la vida nace a pesar de todo. Y me acojo a la inconstancia de un dolor conocido, porque está ahí, disfrada de cualquier testigo presencial de muertes y de vidas. Es amarga la Rosa, y su amargura forma, y su color veneno para corazones enamorados. Amarga la miel de las abejas tristes que liban sin conciencia los pétalos de plástico. Amargura la blanca veladura de un fér...

    por grekosay | 563 lecturas | 5 comentarios
Ver todos los textos de grekosay

Ultimos Recomendados »

Ultimos Comentados »

  • Lirios Entre Sombras

    He dejado atrás la últimas recomendaciones de los seres coherentes, de los gratos sacerdotes de ese dios que llaman serenidad. ¿Por qué no regresar a estas cuatro paredes donde hasta mi imagen se ha borrado? Quizá, sean mis palabras, huidizas y perdidas que buscaban, como en esos juegos del Bardo Thodol, hallar una identificación para reencarnarse. ¡Me llaman! Es irónico que sepan encontrarme entre estos rincones olvidados por una única razón: una muerte necesaria nacida dentro de un corazón pal...

    por grekosay | 577 lecturas | 10 comentarios
  • Llanto por Ulises

    Se rieron de mi cuando traté de narrar una historia inverosímil. Enlutados, como cajas de chocolatinas para ricos semisobrios, invoqué a Homero, el ciego de memoria de elefante. Ellos, amordazaron a cien mil hijos de la India para convertirlos en generadores de adornos navideños. Ganancias para dios, el bondadoso mártir de los buenos, crucificado en maderas robadas a la selva. ¡Usted, es un imbécil! ¡Cuánta provocación en el balneario para focas! Hastiado de tanto peregrinar por tierras de nad...

    por grekosay | 581 lecturas | 4 comentarios
  • No Me Llame a mi NÚmero Privado

    En el espacio vacío vacila la organizada voluntad del arquitecto; en frío fuselaje el viaje en el avión trastoca el horizonte y convierte la muerte en rigor, después de horas. A casi nadie le importa, menos a mi, el sentido horizontal de mi egoísmo. Destesto el funesto consejo del viejo peregrino. Alguien sabe que yo sé que no sé nada. Y crea una fundación para preservar "el celo por el gato persa". Una infinidad de vanidades se desploma en la bolsa. Por una manza comenzó la ma...

    por grekosay | 298 lecturas | 5 comentarios
  • Capas de Cebolla

    El dolor era intenso en las rodillas y en los párpados semicerrados. Silencio por todas partes. Parecía haberse detenido la vida y el sentido abstracto del miedo. Por primera vez el suelo parecía soportar el peso de mil historias. Las manos, colocadas de una forma especial, disonaban con la realidad pensada. Nada en qué pensar, nada que hacer. El juego consistía en dejar que fueran cayendo las envolturas del ego. Llegar hasta el núcleo vacío y perpetuar la constancia de que hemos edificado una i...

    por grekosay | 581 lecturas | 5 comentarios | 1 lo recomienda
  • El Laberinto de Mino: Palabras y Despertar

    "Y Mino, condenado a cuidar el laberinto, no quiso ser tauro, sino Mino." El corazón del universo palpitante, en rítmica perpetua, en la constante conquista de su expansión, tambor de pieles de colores y golpe seco, de certera vida. Universo abarcable en la memoria, en cada estrato de piedra, en cada esquina. Piedra angular que soporta el infinito, porque en ti nacemos y renacemos, de tu misma materia que es inmortal porque jamás muere. El corazón de las palabras, en la ...

    por grekosay | 537 lecturas | 11 comentarios
Ver todos los textos de grekosay

Sigue a »

alguienachachilaexequielyanzerdonsimpaticofsrbandamacabrudanaekerber0josermacdeadnamemovisiatreyubethgabrielfalconisergecupcakesmejoranaabyssosvolteretabierrodotalexoiocundoanaisoriolpabliaguaychocolatestochastic
Ver todos (64)

Sus seguidores »

wasswersieleazarbarandicaantareselalternadoroindacocheaa3donsimpaticoalbasilencioelucioxdamaattifloryanzermacabruadrielonlythebestonesnineukodiseomejoranasexoamorbenjaminivonnemendezelframosoverdades1semevaalapinzaahellem
Ver todos (46)